Bacterias del Volcán Chichonal ayudarían al ambiente

https://www.ittg.edu.mx/images/stories/2018/notas/Marzo/boletn%2024-18.png

https://www.ittg.edu.mx/images/stories/2018/notas/Marzo/boletn%2024-18.pngRicardo López /Cuarto poder

Bacterias extremófilas y otros microorganismos que se ubican dentro del cráter del volcán Chichonal podrían resultar de gran ayuda para el medio ambiente ya que podrían remediar suelos infértiles y descontaminar aguas.

Ante ello, investigadores del Tecnológico Nacional de México (TecNM) campus Tuxtla se encuentran recolectando muestras y realizando estudios genéticos y ‘ómicos’ al cráter de este volcán, para estudiar este tipo de bacterias presentes con la finalidad de generar conocimiento científico sobre los beneficios que estos organismos microscópicos pueden tener a la vida.

Al respecto, Betsy Anaid Peña Ocaña, investigadora del Tecnológico de Tuxtla Gutiérrez y estudiante de doctorado, indicó que el grupo de investigación del área de Posgrado en Bioquímica y Biotecnología realiza visitas a este volcán activo que se ubica en la zona montañosa al Noreste del estado de Chiapas y el cual es responsable de una de las erupciones volcánicas más letales en los últimos años.

Expuso que el también conocido como Chichón, puede resultar además proveedor de beneficios a procesos industriales como el descubrimiento de enzimas y productos microbianos de gran valor a la agricultura, biotecnología y la biología molecular.

Asimismo, comentó que es de gran importancia estudiar la vida presente en el volcán- hasta el momento no ha habido ninguno-, “ya que es interesante biológicamente pensar que pueda existir vida en esas condiciones tan extremas, hasta el momento las investigaciones realizadas indican sobre la presencia de bacterias que tienen potencial biotecnológico”, reiteró.

Puntualizó que se encuentran identificando diferentes microorganismos para aplicarlos a procesos de interés económico y social y además explicar cómo es que pueden presentar vida. Igualmente están aplicando ciencia a gran escala y análisis bioinformáticos de alta resolución.

“Esto es muy importante por que en el estado, el Tecnológico de Tuxtla es el primero en estar empleando este tipo de estudios que son reportados para casos clínicos, es decir son muy precisas aunque sean costosas”, apuntó.

Peña Ocaña explicó que ya tienen indicios de microorganismos y bacterias que pueden ser aplicados a vertederos químicos o derrames de petróleo o de compuestos tóxicos derivados de la actividad industrial y con ello, se podrían remediar los impactos adversos a la ecología.

Agregó que las bacterias podrían ser aprovechadas para revivir el suelo y de esa manera, se podrían cultivar plantas de interés económico, no obstante se encuentran en los procesos de caracterización para delimitar qué bacteria puede resultar la que beneficie en mayor medida.

“Los trabajos de investigación conllevan estudios sobre la remoción de azufre, ciclo del nitrógeno y sobre la toxicidad de arsénico, que son procesos claves, sin embargo, un macroproyecto está englobando todo el estudio de los microroganismos”, destacó.

Finalmente, señaló que en el cráter del volcán se puede apreciar un bello lago de color azul-verdoso y observar las fumarolas, sin embargo, también representa un riesgo porque el descenso al cráter es de gran dificultad al no existir un sendero; ya en el interior del cráter se puede percibir fuerte olor a azufre, y es posible sentir las fumarolas, “esto es una experiencia única en la vida, pero se deben extremar precauciones porque puede ser sumamente riesgoso, debido a que en este lago se pueden llegar a encontrar temperaturas que superan los 90ºC, aunado a la exposición a un alto contenido de sustancias tóxicas como arsénico y sulfuros”, concluyó.